Es el lugar donde mejor se comprende que el Monasterio está construido en honor a la Monarquía, a la Fe, a las ciencias y a las artes. Sobresale en la Biblioteca la bóveda de 54 metros de largo pintada por Pelllegrino Tibaldi y en la que se representan las siete artes liberales, la Teología y la Filosofía.